GUADALUPE TIENE DERECHO A APARECER

0
187

El título roza la redundancia. Guadalupe es una NIÑA DE 5 AÑOS que jugaba con sus primos en la vereda de su barrio, en la provincia de San Luis. Han pasado más de 9 días y no se conoce su paradero.

Editorial Trazo Popular

La descripción parce una redundancia, pero Guadalupe es niña y es MUJER. Por el momento, hasta que pueda volver a jugar con sus primos y primas, engrosa la lista de mujeres a las cuales, a diario, se les pierde el rastro.

Es simple (y trágico). Observemos medios digitales y televisivos: ¿Cuántas mujeres son las que ocupan contenido positivo? ¿Cuántas mujeres ocupan titulares en celebración de sus logros personales y/o profesionales, deportivos?

Sigamos observando, y en paralelo pensemos: ¿Cuántas mujeres, seguido a su nombre, soportan la tinta de la desaparición o femicidio? El paralelismo es escalofriante.

Guadalupe es una persona, es una niña. Sus derechos están contenidos en la Constitución Nacional; en Tratados Internacionales de Derechos Humanos; en políticas públicas; etc. Pero la realidad patriarco-cultural no la contiene: desde el momento en que, por el motivo que sea, cualquier persona ostenta disponer de su vida y su libertad, sin escrúpulos, tenemos una enorme deuda pendiente.

Dicho esto, la aparente redundancia se vuelve hostil. Ya que cercenaron el derecho de Guadalupe a distenderse, jugar, aprender, desarrollarse, estar con su familia y amistades, conservemos un pedido irrenunciable: GUADALUPE TIENE DERECHO A APARECER. TIENE DERECHO A APARECER BIEN, Y CON VIDA.

Las fuerzas de seguridad (nacionales y provinciales); el Ministerio de Seguridad; INTERPOL; y la comunidad en general, están poniendo a disposición todas las herramientas para agilizar la búsqueda. El Estado y sus aparatos la buscan, sin cesar.

Sin embargo, el mismísimo Estado, los medios monopólicos de comunicación, partidos políticos, organizaciones sociales, y la sociedad toda estamos fallando en la política preventiva. Política que está, fuertemente, atada a lo simbólico y cultural.

Honrar la memoria de las y los 30.000 detenidos/ detenidas desaparecidos/desaparecidas no puede ser un “honorífico histórico”. La desaparición forzada de mujeres a lo largo y ancho del país, la región y el mundo deben dejar de ser tinta en los diarios y conmoción en la tele.

Defender EL DERECHO DE GUADALUPE A APARECER es repensar y seguir construyendo formas y procesos para que JAMÁS SE PONGA EN TELA DE JUICIO EL DERECHO DE GUADALUPE (Y DE TODOS LOS NIÑOS, TODAS LAS NIÑAS Y MUJERES) A VIVIR, CRECER Y DESARROLLARSE SIN UN ÁPICE DE PELIGRO HUSMEANDO SU HUMANIDAD.

Desde Trazo Popular acompañamos a su familia, sus amigos y amigas, y a la sociedad que duela esta nueva desaparición. Al movimiento de mujeres, sin dudas, por ser las responsables de motivar estas reflexiones.

Comentá esta nota