ACUERDO CON EL FMI: EL PERONISMO, LOS RESPONSABLES Y LOS ¿DISTINTOS? PARECIDOS

0
46

Basta repasar la historia reciente de nuestro país, de nuestra región y de las naciones oprimidas del mundo para sostener que NUNCA un acuerdo con el FMI puede ser bueno. Porque para llegar a acordar con dicho organismo, previamente, se consumó (sin dudas) un acto de dependencia y pérdida de soberanía que sólo padecen los pueblos.

Editorial Trazo Popular

Sin embargo, aclarado ese punto, es un hecho: la República Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron a un acuerdo.

La irresponsable toma de deuda, impulsada por el gobierno de Mauricio Macri en 2018, nos obligó a sentarnos, una vez más, con el FMI:  miles de millones de dólares se dispusieron a la timba financiera y la fuga de capitales, con beneficio directo para los sectores concentrados y extranjerizados de la economía (de los que hace lista el ex presidente Macri, sus amigos y amigas). Nada de nada se quedó en el país ¡nada!, exceptuando LA DEUDA…

En este marco llegamos, según las declaraciones del gobierno, al mejor acuerdo posible: no hay imposiciones de ajuste; no se decretaron reformas laborales ni previsionales. Si bien se plantea una reducción paulatina del déficit, no impone la meta del déficit 0. Se descartan saltos devaluatorios. Y, en términos generales, se trata del mejor acuerdo en vista de garantizar lo primero y esencial: CRECER. Luego, que ese crecimiento impacte en la vida de las grandes mayorías y DESPUÉS pagar.

Todos y todas tenemos responsabilidad en esta contienda.

EL PERONISMO

Al parecer, el campo nacional y popular no puede escapar a su destino: las fuerzas que comulgan con el neoliberalismo (y sus distintas versiones en el tiempo) generan pasivos y el peronismo los paga, históricamente.

Puntualizando en la relación Argentina- FMI, el peronismo y, fundamentalmente, los intereses que él representa han sostenido una misma línea…

¿Qué decía Perón sobre el FMI?

“Cuando en 1946 me hice cargo del gobierno, la primera visita que recibí fue la del presidente del FMI, que venía a invitarnos a que nos adhiriéramos al mismo. Prudentemente le respondí que necesitaba pensarlo, y enseguida destaqué a dos jóvenes técnicos de confianza del gobierno para investigar a este Monstruo Peligroso, nacido según tengo memoria en los sospechosos acuerdos de Bretton Woods. El resultado de este informe fue claro y preciso: en síntesis, se trataba de un nuevo engendro putativo del imperialismo”.

El azotamiento neoliberal agudizado a partir de la Dictadura Cívico- Militar de 1976, copó el aprecio, de los sucesivos gobiernos, por el endeudamiento externo en general, y con el Fondo Monetario Internacional, en particular.

Martínez de Hoz y su achicamiento del Estado (solicitud irrenunciable en los condicionamientos fondomonetaristas) perduró con dictadura y sin dictadura: la democracia alfonsinista, el menemismo neoliberal y la ALIANZA delarruista no sólo fortalecieron su vínculo con el FMI, sino que cumplieron a rajatablas las imposiciones del organismo: reformas previsionales y laborales, ajuste, privatización de empresas del Estado, devaluaciones, etc.

Fue el gobierno de Néstor Kirchner el que canceló la deuda TOTAL con el Fondo por 9.810 millones de dólares con reservas líquidas y disponibles. El gobierno siguiente, con Cristina Fernández a la cabeza, no tomó deuda con el FMI. Incluso continuó en el plan soberano de reestructuración de deudas, con otros organismos acreedores (ejemplo: el Club de Paris)

Cuando la dependencia externa con el Fondo parecía haber llegado a su fin, Mauricio Macri propone “el enamoramiento más costoso de nuestras desgracias amorosas”: en 2018 el Fondo Monetario Internacional regresó a la Argentina.

LOS RESPONSABLES

Habiendo afirmado, en el año 2016, que la Argentina presentaba un muy bajo nivel de endeudamiento “por la falta de confianza que el mundo tenía con el gobierno de CFK”, en el año 2018 se retomaron conversaciones con el FMI, con justificaciones completamente opuestas a las dichas por Dujovne, dos años atrás.

Como hemos mencionado, no se trató de un préstamo más: se trató de una suma histórica. 57 mil millones de dólares fue el crédito entregado por el organismo y, hasta 2019, se desembolsaron 44 mil millones de dólares. Lo que equivale, por ejemplo, a:

  • IFE para 18 millones de personas, por 13 meses
  • Pre- Viaje: 50 mil millones de pesos, por 44 años
  • Multiplicación del presupuesto en Ciencia y Tecnología x 11
  • Etc, etc, etc, etc, etc

Nada de eso ocurrió. Del préstamo desembolsado por el Fondo Monetario Internacional no quedó nada, FUGARON TODO… ¡DÓLAR POR DÓLAR!

Para comprender la magnitud:

  • Si se hubiesen cumplido todos los desembolsos destinados a la totalidad del préstamo, se hubiese superado la mitad de lo que el FMI desembolsó durante la pandemia a 85 países
  • El acuerdo entre el FMI y la gestión Cambiemos estuvo signado por la violación de los cumplimientos formales para dicha transacción: no existen constancia de actos administrativos; se incumplió del art. 61 de la Ley de Administración Financiera Argentina que solicita detalles sobre el potencial impacto del crédito en la balanza de pagos; etc.
  • Violando el mismísimo estatuto del FMI, los desembolsos se utilizaron para financiar la fuga de capitales: entre enero de 2018 y diciembre de 2019, los desembolsos sumaron USD 44.867 millones, mientras que la formación de activos externos ascendió a USD 54.099. Después de muchas idas y vueltas discursivas, esto fue confirmado por Mauricio Macri (noviembre 2021) al afirmar haber solicitado y usado los dólares del FMI para dárselos a bancos comerciales que querían irse del país.
  • El préstamo financió la campaña de Cambiemos: la reconfiguración del cronograma de pagos determinó que casi el 90% de los pagos se realizara antes de las elecciones primarias de junio de 2019. Así lo confirmó Mauricio Claver-Carone (representante de EE. UU en el Directorio del FMI)

Mauricio Macri (y todo su equipo de gestión) junto al Fondo Monetario Internacional tienen total responsabilidad en los modos, las formas y las consecuencias de esta ESTAFA financiera ¡No puede ni debe quedar en la nada!

LAS Y LOS DISTINTOS PARECIDOS

El acuerdo será enviado al Congreso con el objetivo de lograr su aprobación. Este tiempo y contexto precisa el compromiso de toda la comunidad política: principalmente de quienes (por el voto popular) tienen responsabilidades institucionales.

Algunas y algunos opositores, sin sentenciar su acompañamiento (o no), celebraron haber logrado un acuerdo. Pero… ¿Qué pasa con las y los que se niegan un apretón de mano en los canales de TV, pero comulgan en sus determinaciones perjudicando al pueblo argentino?

Argumentos más, argumentos menos, la izquierda y la derecha gorila cuestionaron el acuerdo: la izquierda “purotecladista” afirma que no acompañará ningún acuerdo con el Fondo. La derecha y su discurso “anticastista de salón”, lo mismo.

Sería interesante que ambos enemigos tribuneros hagan honor al lugar que ocupan y analicen el acuerdo, o bien… que blanqueen sus coincidencias antiperonistas siempre contrarias a los intereses de los argentinos y argentinas.

Es sencillo teclear ¡NO AL PAGO DE LA DEUDA! cuando, por gorila, bruto/a o ambas cosas se niega la condición bimonetaria de nuestra economía.

En una economía bimonetaria, el dólar funciona como una reserva de valor. Con reservas internacionales netas del Banco Central prácticamente nulas, si el Presidente hubiese optado por romper con el FMI, la cotización del dólar hubiese explotado por los aires, sin estabilización posible a la vista: devaluación, alta inflación, pérdida del poder adquisitivo de los salarios, etc.

Los intereses que, por izquierda y por derecha, dicen defender… Por izquierda y por derecha, siempre, se han dispuesto a perjudicar.

El problema no es «no acompañar». Sino, no disponerse al debate porque sí. No sabemos (¡es cierto!) cuál es la letra chica del previo acuerdo y ¡sí!… hay puntos cuestionables: el monitoreo del Fondo en Argentina; el desembolso de pagos previos que desbalijaron las reservas a costa del IFE 4, por ejemplo; y el fondo de las formas en las que el Fondo «reconoció» haber hecho una mala gestión.

Muchos y muchas hablan de que es lo máximo que se podía lograr, otros y otras desacuerdan con el contenido. Veremos qué resulta de todo esto y deseamos, profundamente, que el pueblo argentino pueda salir adelante.

Es hora de que cada uno y cada una cumpla la responsabilidad histórica que lo toca…

Material de Consulta: La corresponsabilidad del FMI en la crisis argentina 2018-2019: lo que no vas a encontrar en la revisión del organismo sobre el préstamo otorgado- CEPA